La historia sin fin y los delirios del mariscal

Los Presupuestos Generales del Estado destinan a la provincia de Alicante 247 millones de euros, 144 millones más que los propuestos por el gobierno de Mariano Rajoy en 2018 que sólo contemplaban 133 millones de inversión en la provincia.

Si bien es cierto que las inversiones crecen más en Valencia y Castellón, esto no desmerece el hecho de la subida en nuestra provincia mencionada antes, y que seguramente será mejorada durante el trámite de enmiendas, lo que la dejaría más acorde a nuestro volumen de población.

Dicho esto, merece a mi análisis especial atención los comentarios del PP a través de su diputado Joaquín Albadalejo, quien denuncia que “estos Presupuestos maltratan a la provincia” y que Alicante “debe recibir el dinero que se merece”. Es curioso teniendo en cuenta que, para aprobar los presupuestos del 2018 de 133 millones, el diputado argumentaba que “benefician a las personas y preparan las inversiones que necesita la provincia de Alicante, a las que ya se ha comprometido el Gobierno (en ese momento del PP).

El mismo partido que hace un año defendía los Presupuestos como beneficiosos e instaba a aprobarlos “por responsabilidad”, tilda de indignos los de este año, aún cuando son muy superiores a los anteriores. Una vez más en Alicante el mariscal del P.P. emponzoñando la política con la misma historia de mentiras o medias verdades, algo que lejos de ayudar enturbia aún mas si cabe el panorama político local con el consecuente perjuicio a los ciudadanos.

A mi modo de ver, el rumbo que está tomando el PP en su política es preocupante, ya sea reivindicando en Valencia la herencia de Rita Barberá, Fabra, Zaplana y Camps, ya sea implicándose con la ultraderecha de Vox en Andalucía junto a Ciudadanos, en una alianza que busca devolvernos a épocas ya olvidadas, o queriendo bloquear los Presupuestos que tiene nuestra provincia que, respecto de los que su partido les había dado –los peores en toda la historia de Alicante- merecen salir adelante.

La historia se construye con hechos y los hechos ya escritos son innegables porque han sucedido. La política de la mentira, los insultos y el “todo vale” debería acabarse ya, y el PP tiene que tomar buena nota de ello o estará condenado a ver cómo sus políticas acaban por desmembrar España entregándola a intereses que nada tienen que ver con los Españoles, y asistiendo a su desaparición como fuerza política por voluntad propia, poniéndose en manos de quienes ya le están comiendo el camino, como Ciudadanos y VOX.

Eduardo A. Castro López

Secretario de Redes y Movimientos Sociales

PSPV-PSOE Torrevieja

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *