Vuelta a elecciones tras la “pinza” PP,Cd’s Y UP

Los españoles estamos cansados, aburridos y desengañados de una clase política que se mira más su ombligo que los intereses de todos.

Luego del triunfo contundente del PSOE en las pasadas elecciones, sumado al descalabro del PP  y UP , Cd’s con Rivera a la cabeza comenzó su cruzada particular para hacerse con el control de la derecha y presentarse como la alternativa real y segura de ésta, poniendo un cordón sanitario al PSOE y apoyando sin fisuras –cosa nunca vista en un partido liberal europeo- a la ultraderecha de VOX, llegando a acuerdos en comunidades importantes como Madrid que ya está sufriendo las consecuencias de sus apoyos, con Diaz Ayuso en la picota por supuesta corrupción, como no, y medidas que apuntan claramente a la injerencia de la ultraderecha en el gobierno, como la “violencia intrafamiliar”, llevándonos a épocas pasadas falangistas.

El PP por su parte y con las manos atadas por los malos resultados obtenidos –los peores de su historia- con un líder como Casado de la escuela Aznarista, intentando acercar de nuevo a sus filas a los militantes desencantados por los incontables casos de corrupción y la nefasta actuación antes de las elecciones que  llevó a su partido casi a la tumba política, negando también la abstención o apoyo a la investidura de Pedro Sánchez, en un intento por recapitalizar votos.

Dos partidos que se dicen constitucionalistas, envolviéndose todo el tiempo en la bandera española y manifestando querer lo mejor para su país, vetando al único candidato con posibilidades de ser investido presidente en un momento en que la estabilidad política era más que necesaria, teniendo en cuenta los sucesos que están ocurriendo dentro y a nuestro alrededor y que van a afectarnos con seguridad.

Dos partidos, en definitiva, que piensan sólo en cómo conseguir el poder a cualquier precio, incluso a costa del sufrimiento de sus ciudadanos.

En el otro extremo UP, con un líder como Pablo Iglesias que también dice querer lo mejor para España, con ansias desmedidas de ejercer un poder que las urnas no le han dado, rechazando ofrecimientos claros de participar en el futuro gobierno, incluso con más capacidad de la que podían aportar, con carteras tan importantes como sanidad, educación, energías renovables, etc.

Evidentemente la cuestión no era buscar lo mejor para los ciudadanos sino lo mejor para ellos, mirándose el ombligo, haciendo una pinza al partido más votado que recuerda a la de Aznar con Anguita en su momento, con el único afán de conseguir evitar un gobierno del PSOE.

Recordemos que Pablo Iglesias es la cuarta vez que veta a un gobierno Socialista de progreso, y eso tendrá consecuencias seguramente en Unidas Podemos, consecuencias que tendrá que asumir.

Como PSOE debemos ser capaces de responder a estos bloqueos contínuos como siempre lo hemos hecho, desde el compromiso, el trabajo y la seguridad de que un gobierno progresista solo será posible con una victoria aún mayor a la anterior.

Toca nuevamente a los ciudadanos hacer el trabajo que algunos políticos no han sabido o no han querido completar.

Por una España para todos, el compromiso ahora es más necesario que nunca.

 

Eduardo A. Castro López

Secretario de Redes – PSOE Torrevieja

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *